CUIDADOS DE HÁBITOS SALUDABLES 

10 Consejos útiles para cuidar tu figura en el confinamiento

El confinamiento largo está fomentando el sedentarismo extremo. Es momento de recapacitar que hacemos para cuidarnos de manera saludable y cuidar nuestra salud... ¡y figura!

POR PATRICIA MÁRQUEZ   FOTOS:SHUTTERSTOCK


Si hay un aspecto positivo que debemos rescatar del confinamiento que estamos viviendo a causa del Coronavirus, COVID-19, es que nos ha dejado sin excusas. Sin excusas para hacerle frente a a las situaciones que por el ajetreo del día a día íbamos dejándolo de lado. Cada uno de nosotros debe manejar situaciones completamente distintas, pero la más importante de todas es mantener el control de nuestra salud. Nuestro cuerpo y nuestra mente son nuestro hogar, solo cuando ellos están bien, sanos y fuertes, nuestra vida nos sonríe.

La SALUD, según la definición que la OMS hace del término  "Es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

AQUÍ Y AHORA estamos en el punto perfecto para definir quiénes queremos ser y darnos cuenta de que solo nos convertiremos en esa persona si empecemos a trabajar en ello de este momento. Justo ahora es cuando debemos analizarnos, fijarnos objetivos y de una vez por todas trabajar por ellos. Es el momento de dejar para mañana lo que podemos hacer hoy. Aquí tienes 10 consejos saludables que ¡SÍ FUNCIONAN! hazlos desde hoy para generar el cambio.

1. La importancia de la rutina

Fijarnos una rutina y esforzarnos por cumplirla es nuestra primera tarea. Recuerda que somos lo que hacemos, no lo que decimos que vamos a hacer, eso significa que sólo poniendo en práctica una serie hábitos saludables es el comienzo de cualquier cambio.
Ser “Proactivo” es una cualidad que nos hace resilientes y nos ayudará a superar el encierro. Aprender algo nuevo, trabajo, ejercicio son unas herramientas muy buenas para tener una desconexión del estrés.
Fíjate horarios apropiados para cada actividad básica y ten presente entre ellas el desarrollo afectivo con las personas. El afecto es el mayor remedio para poder estar motivados.

2. Planea un menú saludable desde una pirámide donde la base sean vegetales:

Improvisar aumenta la posibilidades de fracasar.  La alimentación es un acto voluntario y educable. Los alimentos que elijas –con y sin confinamiento– deberían provenir de la naturaleza, la comida real, y consumir los menos ultraprocesados posibles.
Organiza tus comidas en planes semanales; incluyendo muchas más hortalizas, verduras y frutas que cereales. Te sugerimos eliminar la pirámide nutricional y cambiarla por el plato de harvard. Los cereales deben ser integrales y rebajar el consumo de azúcar. Aquí te decimos cómo.
Sustituye algunos postres y bizcochos por carbohidratos complejos, como ejemplo tienes estos postres saludables que suman y no restan salud.


 Nuestro cuerpo necesita solamente 21 días para acostumbrarse a un nuevo hábito. Esta rutina debe estar compuesta por un tiempo que llamaremos “Reactivo” el cual incluye actividades de ocio.

3. Planea un menú saludable desde una pirámide donde la base sean vegetales

Cuando planeas tu menú, haces al mismo tiempo la lista de la compra. Tener una lista de la compra con anterioridad evitará que compres comidas perjudiciales. Este es el mejor consejo: lo que no entra en casa, no lo comes. Lleva solo alimentos que sumen a tu nutrición. Ahora seguramente tendrás un poco más de tiempo para organizar las proporciones y la densidad nutricional. Aprende a leer etiquetas y compra con cabeza. Los caprichos deberían forma parte de una excepción, no una norma. Los botes de garbanzos son una opción excelente, así como otros alimentos congelados que no tienen ninguna preparación como coliflor, espinacas, guisantes, etc. 

4. LA IMPORTANCIA DE LA ACTIVIDAD FíSICA

El sedentarismo no solo perjudica tu cuerpo físicamente sino también tu mente. Te recomiendo promover el gasto calórico y esto lo hacemos a través de ejercicios de fuerza y ejercicios aeróbicos. Saltar la cuerda es un ejemplo perfecto que no requiere apenas espacio.  Muevéte al menos 30 o 45 minutos para mantener tu cuerpo activo, date duchas de agua fría, estira cada cierto tiempo en tus momentos de descanso.

5. ADECUADO DESCANSO

Dormir es tan necesario como comer, mientras dormimos se regenera nuestros musculos y descansa nuestra mente. Es necesario tener una preparación para irse a dormir ya que la activación del estrés podría repercutir en nuestro sueño. Intenta no tener lamparás encendidas, usar dispositivos a altas horas de la noche para ayudar a incrementar la melatonina e inducir a un descanso reparador. Intenta cenar antes que se meta el sol, una cena temprana ayudará a la digestión y por ende, a descansar mejor. Cuando te levantes, no te olvides de activarte, hacer estiramientos, busca la parte más iluminada de tu casa para que te de la luz solar y activar tu metabolismo.

6. El desayuno y las meriendas más saludables

Han vuelto los desayunos en casa,se han abandonado las terrazas y los bares. Estamos ahorrando tiempo en desplazamientos, es importante empezar el día y también nuestro desayuno debe estar bien planificado. Es buen momento para probar nuevos platos y formas de desayunar. Si le pones azúcar a tu infusión o tu café puedes empezar a reducirla. Simplifica. Una simple fruta puede bastar para llenar ese hueco de apetito emocional” Si no te basta con una simple fruta, añade una proteína de alto valor biológico y grasas saludables como frutos secos. VISITA NUESTRAS RECETAS.

7. Mantén una Hidratación adecuada

Durante el confinamiento bebe agua. Define el objetivo de tomar al menos 8 vasos diarios como mínimo. Las infusiones son una buena alternativa que nos reportan según la planta ciertos beneficios que no podemos ignorar: el Té Matcha que favorece la concentración; la tila para la relajación, el té de naranja y jengibre nos ayudará activarnos si estamos deprimidos. Evita refrescos y el alcohol. El vino no tiene ninguna ventaja nutritiva y tampoco es protector de enfermedades cardiovasculares.

8. Come despacio con conciencia

Estar conectados con nuestra saciedad debería ser acto de cada día. toma tu tiempo y espacio para comer. No comas mientras trabajas o haces alguna otra actividad, el cerebro no captará cuando dejas de tener hambre. Este exceso de energía también repercutirá en nuestra salud si no vigilamos este aspecto. Respeta el tiempo de tus comidas para que puedas practicar el mindfulness eating; que consiste en prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación. Esto te ayudará a contrarrestar la ansiedad y el hambre emocional.

9. Vigila las proporciones

Nuestro metabolismo metabólico está más lento que de costumbre por la falta de actividad física del día a día. Aunque hagamos ejercicio podría verse también afectado. Te sugerimos como mencionamos anteriormente que te orientes en el plato de Harvard y de cantidades uses tu mano como referencia.

10. Convierte tus pensamientos negativos en positivo

Tu mente tiene uno de los papeles más importantes en el mantenimiento de tu cuerpo. Por ello debes mantenerla con una actitud positiva. Alimentala y entrenala, la meditación es 100% eficaz para controlar tus pensamientos y tratar de mantener tu tranquilidad, así como realizar actividades que te despejen de la rutina diaria y te permitan sentirte relajado y feliz.


📝  ¿Cuál es tu objetivo de salud de ahora en adelante después del confinamiento TE ESPERO EN MI INSTAGRAM @paola_lacocinasana Y FACEBOOK PARA QUE COMPARTAS TUS RECETAS CON EL HASHTAG #lacocinasana
No te pierdas ninguna receta ¡suscríbete!

Suscríbete para estar al día con las recetas y noticias de La Cocina Sana

QUIÉNES SOMOS

EN LAS REDES

AVISO LEGAL
lacocinasana.com es una marca registrada
© 2020 LA COCINA SANA ™
LICENCIA
CONTACTO
DISEÑO: RED COBOT