MEJORA LOS HÁBITOS SALUDABLES INFANTILES

10 hábitos que harán que tus hijos
(y tú) coman mejor

¿Es la hora de la comida un campo de batalla? ¿Tus hijos comen bien? No lo pienses más, con estos 10 cambios podrás dirigir el timón de la vida saludable.

POR  PAOLA PROCELL   FOTOS:SHUTTERSTOCK


Estudios demuestran que una alimentación poco saludable desde pequeños aumenta mucho el riesgo de enfermedades de síndrome metábolico en la edad adulto, como la diabetes tipo II y alteración del metabolismo lídico, por consiguiente el aumento de riesgo en enferemdades cardiovasculares ; sin embargo en España sigue creciendo el porcentaje de sobrepeso y obesidad infantil.

Hay un exceso de bollería y ultraprocesados en los desayunos con la falsa creencia que el cerebro necesita azúcar para funcionar; en los patios del colegio se ven muchos snacks ultraprocesados y poca fruta; los menús infantiles están plagados de recetas sota, caballo y rey; en otras palabras, nuggets, patatas fritas y pasta. Tal vez exista alguna propuesta nutritiva mejor pero será en algún restaurante raruno. Lo cierto que la comodidad y la practicidad destacan más sobre los alimentos sanos y nutritivos.

En casa muchas veces no es mejor. Los padres, cansados de luchar, tiramos la toalla para intentar que coman mejor y ofrecemos lo mismo de siempre. Confiamos, de manera errónea, que en el colegio comen bien y de alguna manera u otra entorpecemos y dificultamos la buena educación alimentaria ¿Cómo romper este círculo vicioso? En La Cocina sana te damos pautas para poder guiar la hora de la comida de una forma mis segura y tranquila, sin  sentirnos frustrados ante la negativa recurrente de los más pequeños de la casa.

Como siempre, el ejemplo es el que cuenta, no podemos pedir a unos niños que coman brócoli o lentejas si nosotros mismos no lo hacemos. Estos consejos no solamente ayudarán a los niños, también al resto de la familia, incluido tú.  ¡Manos a la obra!


 LOS HÁBITOS SALUDABLES PARA TODA LA FAMILIA

  1. Eliminar los alimentos que no quieres que consuman.  Cereales de caja, galletas, bizcochos, cuches, bollería. Si entran a casa, lo comerán.
  2. Piensa en verde. Al hora de preparar los menús, escoge primero la verdura y hortaliza del acompañamiento. De esta manera garantizas que siempre este en el plato. Pon poca cantidad al principio, algo razonable que sepas que pueden comer sin problemas. Anímales a comerla o por lo menos probarla. La siguiente vez será más fácil. Es cuestión de paciencia.
  3. Sé integral. Los cereales siempre en su forma integral, incluida la pasta, además de tener más nutrientes, sacia más. Recuerda de acompañarla de verdura y hortalizas.
  4. Agua, agua. En la comida, para beber siempre agua. Acostumbrar a los más pequeños a beber con refrescos y zumos envasados es mala idea. El mismo sabor dulce hace que no disfruten de los verdaderos alimentos sanos. 
  5. Organiza las meriendas saludables. Ten siempre hortalizas limpias y preparadas en forma de bastoncitos o fruta en el congelador para batidos y helados exprés. 
  6. A la vista la comida sana. Tu cocina es un escaparate de lo que eres, la fruta y frutos secos siempre a mano.
  7. Educa en nutrición. Explícales, según la edad, porque le das un alimento en vez de otro. 
  8. Enseñale a leer etiquetas. Es una buena manera de hacerle participe con la decisión de la comida. Puedes sentarte con el y enseñarle sinazucar.org verás como se sorprende.
  9. Reduce el consumo de azúcar, aquí te decimos cómo. Poco a poco, no consigas objetivos imposibles, sé realista. 
  10. Respeta su hambre y saciedad. Pésima idea ponerles distracciones como un ipad, un móvil o la televisión para comer, no serán conscientes de su saciedad, obligarles tiene desventajas a la larga.
 'LAS PIEDRAS' QUE ENTORPECEN LOS BUENOS HÁBITOS  

  1.  “Total por hoy no pasa nada”. Este pensamiento si fuera espóradico, en realidad no pasaría nada. Lo decimos en nuestro interior con más frecuencia de la debida. También como sociedad, los padres estamos presos en caer en días seguidos en un "total por hoy no pasa nada"
  2. Decidir de antemano qué le gustará y que no antes de dárselo a probar. No te predispongas antes de empezar.
  3. “En el colegio come bien”. A veces nos consuela saber que el niño sí come todo en el comedor escolar incluso la verdura. Este pensamiento nos debería animar más para lograr que lo coma en casa y no para abandonar.
  4. Delegar la educación alimentaria a personas ajenas, aunque muchas veces es por causa mayor, recuerda que los padres somos los responsables de la educación alimentaria de nuestros hijos.
  5. Abandonar el círculo vicioso de picar entre horas comida insana: quita el hambre, no come a la hora la comida saludable que ofrecemos; más tarde, por no comer a su hora, vuelve a tener hambre y volvemos a ofrecer productos inadecuados.
  6. Fomentar el ambiente obesogénico en casa. No puede haber productos poco saludables de forma visible, ni que tus hijos te vean comer mal. Nuestra cocina es el escaparate de lo que somos.
  7. Evitar distracciones a la hora de comer. Televisión, ipad, móvil etc.Esta practica muy utilizada en casa y  restaurantes distraen al niño de la consciencia de comer, tanto de hambre como de saciedad.
  8. Demonizar alimentos. Es mejor educar que prohibir. En la adolescenia, una etapa delicada, cobra vital importancia. 
  9. Premiar y castigar con la comida.  Esta conducta acarrea  resultados contraproducentes y hacen una relación errónea con la comida.
  10. Tirar la toalla. No te rindas nunca, la constancia es la actitud que haga que tengamos éxito. 


SIEMPRE CON BUEN RITMO. Ponte objetivos realistas, la frustración es la que nos hace sentir fracasados y nos autovaloremos mal. Procura que las comidas sean agradables e invita a tus hijos a poner la mesa juntos, aníma con flores y mucho color alrededor. No te centres solo en la comida, entabla conversaciones amenas: contar un cuento, poner música de fondo, reír. Deja la preocupación fuera de la cocina. Podéis elaborar el menú de la semana para toda la familia . De esta forma no habrá sorpresas y evitaremos malas caras cuando vean un plato nuevo, y sobretodo, Dejáles que cocinen contigo (aunque pongan la cocina patas arriba), es la mejor manera de enseñar.


📝  Comparte tu experiencia, ¿Tus hijos comen bien o mal? Dame trucos para que coman mejor. TE ESPERO EN MI INSTAGRAM @paola_lacocinasana Y FACEBOOK PARA QUE COMPARTAS TUS RECETAS CON EL HASHTAG #lacocinasana

Suscríbete para estar al día con las recetas y noticias de La Cocina Sana

QUIÉNES SOMOS

EN LAS REDES

AVISO LEGAL
lacocinasana.com es una marca registrada
© 2019 LA COCINA SANA ™
LICENCIA
CONTACTO
DISEÑO: RED COBOT