27 Agosto 2010

Bartolillos

Posted in Pastelería

  Tómese pasta de tortas, aplánese con el rodillo hasta dejarlo de una línea de grueso; se divide en dos hojas iguales; póngase un poco de dulce sobre la primera, se adapta en seguida la otra, uniéndolas por los bordes, y se ponen en el horno.

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.