baja de peso sin dietas
Caldo de pollo suave en olla lenta

Caldo de pollo suave en olla lenta

RINDE: 3,5 litros de caldo
PREPARACIÓN: 5 minutos
TIEMPO TOTAL: 720 minutos
AZÚCARES AÑADIDOS: 0 %
DIFICULTAD: Fácil
RESUMEN PASOS: Hacer el caldo con pollo + filtrar + cocer las hortalizas y verduras
INGREDIENTES
  • 3,5 litros de agua
  • 1 pollo orgánico sin piel
  • 1 cebolla grande
  • 1 cabeza de ajo
  • puerro
  • repollo
  • zanahorias
  • calabacín
  • nabo
  • patata
  • 30 g de vinagre de manzana
  • 5-10 g de sal
  • Laurel, hierbas arómaticas, hierbabuena, orégano...
PREPARACIÓN
  1. Limpia el pollo. Quítale la piel y pártelo en trozos
  2. Pon en la olla lenta de capacidad 5 litros el agua, el pollo en piezas, la cebolla, los ajos, el vinagre de manzana, las especias y la sal.
  3. Programa 8 horas cocción lenta. Es mejor hacer este caldo por la noche.
  4. Filtra el caldo. Retira la carne y reserva en un refractario con tapa para que no seque. Si quieres deshebrar el pollo, caliente se deshebra mejor. Con un trozo de tela (estameña) cuela el caldo.
  5. En la olla agrega el caldo colado y las verduras y hortalizas que prefieras. Programa 2-3 horas en cocción lenta, según el punto que desees de las verduras. Importante que cuando termine la función, si no quieres que sigan el proceso de cocción es necesario retirarlas. 
  6. Sirve todo junto. También puedes congelar el caldo por una parte y las verduras usarlas para hacer un puré para días posteriores. 



CONSEJO. La hierbabuena es mejor cocerla 5 minutos en el caldo antes de servir. También puedes añadir arroz basmati al vapor o dados de aguacate. 

COMIDA CASERA DESPUÉS DE VACACIONES
COCINA:
Autor Paola Procell
Paola Procell

COMIDA CASERA DESPUÉS DE VACACIONES

Los cambios de rutina afectan a nuestro sistema digestivo, horarios nuevos, alimentarse fuera de casa o haber pasado una enfermedad. Por eso, muchas veces al volver de las vacaciones nos apetece comida casera suave que restaure nuestro equilibrio.

Mi primer consejo es que escuches a tu cuerpo, más bien a tu estómago y lo respetes. No comas por comer, sé consciente de tu saciedad y deja de tomar (por el momento) cualquier alimento que te irrite. Los más comunes son el café, la pimienta, el chocolate y el exceso de especias como el picante. En cambio, busca aliados en alimentos que te ayuden a mantener un buen nivel de hidratación como el té verde, rico en flavonoides… cambia el café por achicoria y consume más alimentos fermentados como el kéfir, el yogur, etc…

Otro buen consejo es que adaptes los horarios de comida. La crononutrición cada día tiene más validez científica y se centra en cómo afecta la hora en que comemos a nuestro peso y nuestro estómago. No comer más allá de las 15.00 horas y no cenar pasadas las 22.00 horas son las primeras pautas para tener en cuenta.

Recupera también un patrón de sueño saludable y por supuesto, activa tu organismo con ejercicio. En cuanto a la alimentación, una de las mejores propuestas que podemos hacer es darle un respiro a nuestros sistema digestivo con un buen caldo. No solo nos ayudará a hacer mejores digestiones, también hidratará y mineralizará nuestro cuerpo de otra forma.

CARACTERÍSTICAS DE UN BUEN CALDO
La receta que lees es un fondo de caldo blanco. Para preparar 3,5 litros de caldo necesitas una cebolla grande y una cabeza ajos, un pollo orgánico, 30 ml de vinagre de manzana y entre 5-10 g de sal yodada. Todo esto está programado ocho horas en Crockpot de 5 litros.

La cocción lenta desnaturaliza la proteína de otra forma, haciéndola más suave y concentrando el sabor. Comer una carne con esta textura ayuda a tu organismo a digerirla mejor. Una vez terminada la cocción de la proteína, retira el pollo y cuela el caldo con una estameña. De esta forma eliminarás cualquier impureza, algún huesito suelto y el exceso de grasa animal.

Comer un caldo con un exceso de grasa es muy desagradable en boca además de otros factores a tener en cuenta como el nivel calórico. Este concentrado de caldo está listo para añadirle las verduras y hortalizas que prefieras. Te recomiendo puerro, un pedazo de repollo, calabacín, zanahoria, patatas, nabo… después de programa tu olla lenta entre dos a tres horas. Cuando termine, ya lo tienes para disfrutar.

SUGERENCIAS:

  1. Podrás añadir otras especias como tomillo, orégano, hierbas, clavo. Haz un saquito de bolsa de té (las venden sueltas solas) con tus hierbas de tu elección, ata la bolsa y añade a la olla como si fuera una infusión. El clavo puedes pincharlo en la cebolla para que no se mueva.
  2. Este caldo también se puede preparar en una olla exprés, simplemente hay que seguir otros tiempos. Si tu olla es de las rápidas con 20 minutos tienes listo el pollo. Para las verduras y hortalizas bastará con tan sólo 20 minutos.
  3. Si quieres que tu caldo sea apto para vegetarianos, no añadas la carne animal y pasa directamente a cocer las verduras y hortalizas. Cuando lo consumas puedes añadir una proteína vegetal de tu elección. Podría ser unos tacos de tofu o algunos copos de soja texturizada que se hidratarán en el momento de hervir el propio caldo. ¿Apetecible, verdad?
  4. Te aconsejo que hagas mucha cantidad para congelar. Añadir unas hojitas de hierbabuena y un chorrito de limón es una gran idea. Y si te apetece, puedes ponerle unos dados de aguacate con unas hojas de cilantro. ¡Te quedará un plato muy mexicano!

 

LO MÁS VISTO
VÍDEO RECETAS
calculadora metabólica basal
Meriendas sanas
No te pierdas ninguna receta ¡suscríbete!
Suscríbete y descarga GRATIS el ebook "recetas al estilo La Cocina Sana"
club cocina sana