baja de peso sin dietas
Coliflor al horno gratinada con bechamel de garbanzos

Coliflor al horno gratinada con bechamel de garbanzos

RINDE: 6 raciones
PREPARACIÓN: 10 minutos
TIEMPO TOTAL: 50 minutos
AZÚCARES AÑADIDOS: 0%
DIFICULTAD: Fácil
RESUMEN PASOS: COCER LA COLIFLOR AL VAPOR + HACER BECHAMEL + MONTAR + HORNEAR
INGREDIENTES
  • 1 coliflor
  • 500 ml de caldo vegetal
  • 100 g de queso para gratinar: mozarella, havarti, tetilla...
  • 60 gr de harina de garbanzo
  • 30 ml de aceite de oliva
  • Nuez moscada
  • sal
PREPARACIÓN
  1. Cocina la coliflor al vapor. En un cazo con una rejilla para vapor pon la coliflor en ramilletes y cuece unos 15 minutos una vez que el agua haya empezado a hervir.
  2. Mientras la coliflor se cuece haremos la bechamel. En otro cazo añade el aceite, un poco de caldo, y la harina de garbanzo hasta integrar muy bien. Añade -poco a poco- el caldo restante al mismo tiempo que integras la harina con el líquido. Condimenta a tu gusto y cocina 7-8 minutos sin dejar de remover.
  3. Toca hornear. Cuando termines de cocer la coliflor ponla en una fuente amplia, riégala con la salsa de bechamel de garbanzos, espolvorea con queso y gratina 10 minutos a 200 ºC.
  4. Disfrútala como acompañante o plato único.
EN THERMOMIX
    1. Cocina la coliflor al vapor. En el vaso añade 500 ml de agua. Coloca el varoma la coliflor en ramilletes y programa 15 min/ Varoma/ vel cuchara cuando termine, reserva.
    2. El turno de la bechamel. Pon el resto de ingredientes en el vaso y programa 6 min/ 90°C/ vel 4.
    3. Montaje. Coloca los ramilletes de la coliflor en una fuente amplia y riégala con la salsa de bechamel de garbanzos, espolvorea con el queso y gratina en el horno 10 minutos a 200 ºC.
    4. Disfrútala como acompañante o plato único.


BECHAMEL EXPRÉS. Buenas noticias, si no tienes tiempo para hacer la bechamel con harina de garbanzo, cambialos por 125-160 gramos de garbanzos de bote.

UNA BECHAMEL MÁS NUTRITIVA
COCINA:
Autor Paola Procell
Paola Procell

UNA BECHAMEL MÁS NUTRITIVA

Estrené esta receta cuando mi hija menor no podía comer gluten, así que me aventuré a experimentar, leí por aquí y allá y al final llegué a esta receta final. En casa encanta la bechamel, y yo la hago de vez en cuando.

La primera vez pensé que no iba a gustar, y cuál fue la sorpresa que ¡nos encantó a todos! Suave, diferente y muy nutritiva.  También puedes usar harina de arroz, o también fécula de maíz. Alguna vez lo he hecho con harina de espelta integral, está muy rica, (al igual que el pan de espelta integral), pero esta versión ya no es para celíacos. 

El secreto para que quede con el espesor adecuado es poner más caldo, te advierto que una vez fría queda bastante compacta, si al contrario, te gusta una textura sedosa te recomiendo que no te pases en la cantidad de líquidos.

No es necesario ponerle queso si eres vegano, pero es verdad, el queso da un toque bastante rico. Esta salsa vegana (si usas caldo) puedes combinarla con todo hasta con pasta, quinoa, mijo o arroz. Ya tienes una idea más para hacer. Espero que te guste mucho, mucho. PAOLA.

LO MÁS VISTO
VÍDEO RECETAS
calculadora metabólica basal
Meriendas sanas
No te pierdas ninguna receta ¡suscríbete!
Suscríbete y descarga GRATIS el ebook "recetas al estilo La Cocina Sana"
club cocina sana